miércoles, 14 de noviembre de 2007

Las metáforas organizacionales de Gareth Morgan


1 y 4 de octubre. En estas sesiones nos dedicamos a conocer las metáforas organizacionales de Gareth Morgan (Images of organization, Sage Publications). Cada equipo expuso una de las metáforas: máquina, organismo, cerebro, cultura, sistema político, cárcel psíquica, cambio y transformación e instrumento de dominación; y además presentamos una película en donde esto fuera evidente. A continuación les presento un breve resumen de cada una de las metáforas lo cual se nos pidió como tarea para la sesión del 8 de octubre pero que sirve para saber de qué tratan.


La organización como máquina
Una organización se convierte en máquina cuando sus procesos, actividades y pensamientos se mecanizan a un grado exagerado y con un propósito preestablecido. De igual forma se asemeja a una máquina cuando es demasiado rígida, estructurada y organizada puesto que pretende generar grandes resultados a partir de un rendimiento imposible de alcanzar debido a la alta exigencia.

La organización como organismo
Una organización es vista como organismo ya que es como un ente vivo que se desarrolla y se adapta a un entorno predeterminado. Así, una empresa puede adaptarse a un nuevo entorno como un ser vivo. Para que un organismo sea saludable, toda su maquinaria interna debe funcionar adecuadamente y de forma coordinada. Asimismo debe existir un equilibrio, pues sin él, no sería jamás posible que el organismo sobreviviera. Cada película nos ilustró de mejor manera como las organizaciones pueden ser similares a cada una de las metáforas.

La organización como cárcel psíquica
Una cárcel psíquica ocurre cuando la organización no puede ver la realidad, cuando como en la caverna de Platón, sólo se pueden ver las sombras y se cree que son éstas las figuras de verdad. La caverna que describía Platón es la representación de las diferencias entre apariencia, realidad y conocimiento. Plantea la equidad entre realidad y verdad puesto que los miembros de la organización se pueden encontrar atrapados en una creencia. Cuando la organización funciona como cárcel psíquica existe una necesidad de mantener el status quo.

La organización como sistema político
Esta metáfora afirma que existe diversidad de regímenes en las organizaciones. De igual manera, cuando la organización se ve como sistema político el dominador suele controlar y manipular a los dominados. Según Aristóteles, un sistema político establecía la creación de un orden al margen de la diversidad. Una organización puede funcionar como sistema político y como cualquiera de sus clasificaciones: autocracia, burocracia, tecnocracia, cogestión, democracia representativa y democracia directa.

La organización como cerebro
Una organización funciona como cerebro cuando se centra en las habilidades de aprendizaje y los procesos que desarrollan la inteligencia de la organización (básicamente en el sistema de procesos de información). Busca encontrar cómo el aprendizaje puede ser distribuido a toda la empresa, valora al personal por su capacidad de adaptarse y contribuir con la estructura, integra todo tipo de capacidad, piensa por el resto de la organización y guía el comportamiento del sistema.

La organización como cultura
Cuando una organización funciona como cultura, es vista como una sociedad miniatura con valores distintivos, rituales, ideologías y creencias. La organización funciona como una construcción social de cotidianidad de los individuos y en ella es posible la creación de subculturas. De igual manera, la organización se muestra como reflejo del pensamiento de las personas y descansa en los significados compartidos que provocan comportamientos organizados.


La organización como instrumento de dominación
Se refiere a cuando las prácticas corporativas atienden a sus beneficios antes que al bienestar humano, convirtiéndose por tanto en instrumentos de dominación de los intereses egoístas de élites a expensas del trabajo de muchos. De esta manera, grandes trasnacionales se montan sobre los intereses locales despojando a la población de su tierra y forma de vida tradicional.
Es un proceso de relaciones de poder asimétricas que se ha dado a todo lo largo de la historia, desde los esclavos en culturas como la Egipcia, el feudalismo, la Revolución Industrial, y el capitalismo actual basado en las labores asalariadas.


La organización como flujo y transformación



“No puedes pisar dos veces dentro del mismo río ya que las
aguas fluyen constantemente” Heráclito, Filósofo griego 500 B.C.

Heráclito fue uno de los primeros pensadores occidentales que vio al universo en un estado de flujo constante, con características tanto de permanencia como de cambio.
Las cuatro lógicas del cambio:
Teoría de la autopoiesis de Maturana y Varela
Los sistemas vivientes funcionan de manera autónoma, circular y con un punto de auto-referencia. Esto les permite “auto-crear” y “auto-renovarse”.El término autopoiesis se refiere a la capacidad de auto-producción en un sistema de relaciones cerrado. Los sistemas poseen “ambientes” pero los nexos y relaciones con cualquiera de sus ambientes son determinados internamente, no son patrones independientes. A través de un proceso de auto-referencia los miembros de una organización pueden intervenir en su propio funcionamiento y así participar en crear y mantener su identidad.
La lógica del caos y complejidad
Los sistemas de interacción son ordenados pero a la vez caóticos. Así, disturbios casuales pueden producir eventos y relaciones no predecibles que pueden llegar a crear nuevos patrones de cambio. Un orden coherente siempre surge del azar y del caos. Cuando las organizaciones y sistemas sociales se transforman con el tiempo es posible detectar procesos comunes y espontáneos de auto-organización. Si un sistema tiene suficiente complejidad interna, el azar, la diversidad e instabilidad se vuelven recursos para el cambio. El nuevo orden es un resultado natural.
La lógica de la causalidad mutua
El cambio se da en patrones circulares, en óvalos en vez de líneas. No hay una causalidad mecánica donde A causa B, sino una mutua causalidad donde A y B son consecuencia de un sistema de relaciones circulares.
La lógica del cambio dialéctico
Cualquier fenómeno implica o genera lo opuesto (día-noche, caliente-frío,etc.) Los opuestos están entrelazados en un estado de tensión que a la vez define un estado de armonía y entereza. Esta idea tiene sus bases en la filosofía taoísta done el tao, o el camino de la naturaleza se caracteriza por un flujo continuo y una entereza formada por la interacción dinámica del yin y el yang. Estas energías opuestas pero complementarias fluyen y eventualmente se reversan. Marx y Hegel retomaron las bases de esta filosofía para crear un método dialéctico. El método de Marx se enfoca en cómo la interacción de opuestos genera cambio social y cómo todas las sociedades tienen una tendencia a transformarse y a veces a destruirse debido a contradicciones internas. Marx propuso tres principios para cambios graduales y revolucionarios:
1. Cambio como resultado de las tensiones con sus opuestos.
2. Negación de la negación. Cada negación rechaza una forma anterior, pero también retiene algo de esa forma.
3. Existe una transformación de cantidad a calidad, una forma de organización social da pie a otra.
Las implicaciones del análisis dialéctico para la gerencia son que ésta debe ver las contradicciones que están dando forma a la vida organizacional además de lidiar con éstas puede resolver muchos de los problemas organizacionales. Los futuros nuevos potenciales siempre crearán oposiciones con el status quo. Las innovaciones llevan a la destrucción de las prácticas establecidas.


*Mi equipo expuso las últimas dos metáforas comparando la película de Robots con la metáfora de la organización como instrumento de dominación y la de Legally Blonde 2 con la metáfora de la organización como flujo y transformación.